Motiva Comnicación

Redes sociales empresariales: cómo impulsan la comunicación interna

¿Quieres suscribirte al blog? Haz click aquí

En 2019, el mercado de software de colaboración de equipos alcanzó los 9.500 millones de dólares en todo el mundo, según un estudio de Grand View Research. Y con la crisis sanitaria actual, las redes sociales de gestión empresarial y las herramientas de chat se volvieron más importantes que nunca.

 

En este contexto, las organizaciones buscan mantener su productividad y que los tiempos inciertos que se viven no afecten el desempeño de sus trabajadores. Pero ¿cómo el uso de estas herramientas puede potenciar los procesos de comunicación interna?

Una red social corporativa es una herramienta de comunicación entre empleados que ocurre, principalmente, en tiempo real. Dichas plataformas fortalecen la interacción y cooperación entre ellos con miras a alcanzar los objetivos de la compañía.

 

Su uso no es nuevo en la dinámica de las empresas, pero tuvieron un despegue con la aparición del COVID. Así lo demuestra el informe de State of the Sector 2021, en el que varios productos de Microsoft, como Teams y Yammer, lideraron la tabla, pero también algunas aplicaciones móviles ganaron terreno.

 

Eso, sin contar el crecimiento de Workplace –Facebook para empresas–, que encontró un nicho sólido durante la crisis, permitiéndole crecer hasta un poco más del doble en el último año.

 

 

 

Teams, la plataforma de trabajo colaborativo de Microsoft, creció más del 50% durante la pandemia y alcanzó los 115 millones de usuarios activos diarios.

 

Fuente: Microsoft

 

 

Ahora bien, ¿cómo saber si es necesaria la incorporación de alguna de estas herramientas? ¿Todas las organizaciones deben incorporar estas plataformas?

 

La evaluación pasa por analizar la cultura de la organización, el nivel de madurez comunicacional, el ecosistema de medios internos y sus objetivos. Recién ahí se pueden estimar los desafíos y los objetivos propuestos. Por ejemplo, ¿cómo podemos fortalecer la interacción con los empleados? ¿Es necesario reducir la cantidad de mails y habilitar nuevos canales? ¿Es posible descentralizar la comunicación interna o la cultura es resistente a ello?

 

En función de las necesidades que emerjan y de los objetivos por alcanzar, las empresas pueden o no adoptar su uso. Sin embargo, hay plataformas que – por su versatilidad y simpleza– son utilizadas por muchas compañías para su trabajo diario. Algunas de las más usadas por las organizaciones son:

 

  • Teams: es una plataforma unificada de comunicación y colaboración en la nube que proporciona a los empleados –en la oficina o de manera remota– funciones de chat o mensajería instantánea, reuniones en video, almacenamiento de archivos e integración de aplicaciones. ¿Su principal ventaja? Los usuarios no necesitan cambiar de aplicación para programar una reunión, editar un documento de Word o hacerle una pregunta a un colega. Todo se encuentra perfectamente integrado a la suite de Microsoft 365.
  • Yammer: se trata de una red social corporativa privada, especialmente creada para fortalecer la comunicación interna de las empresas. A nivel técnico, casi todo lo que podemos hacer en Yammer lo podemos replicar en Teams. Sin embargo, la primera ha quedado para conectar principalmente con aquellas personas con las que no hay una interacción diaria.
    Por lo general, se utiliza para compartir conocimiento con otros colegas, publicar noticias, abrir debates o formular preguntas, pero sin esperar una interacción inmediata de las conversaciones, ya que, en la mayoría de los casos, las respuestas y participaciones demoran horas o incluso días.

    Es un espacio ideal para crear comunidades de interés o intercambios de experiencias, entre otras funciones. Está, por tanto, en un campo de acción más abierto que los equipos de proyectos específicos que se gestionan en Teams.

    En el siguiente cuadro, publicado por Microsoft, se recogen una serie de escenarios o necesidades que pueden guiarnos en la selección de la herramienta que se ajuste mejora a cada caso. 

 

imagen contenido

 

 

 

  • Workplace: es una herramienta de Facebook que permite publicar mensajes para toda la empresa o crear grupos por intereses. Tiene la ventaja de favorecer el protagonismo de los empleados y la descentralización de la comunicación interna. Además, cuenta con Workplace Chat para realizar videollamadas de alta definición, un organigrama para estar en contacto con todo el mundo y una función de traducción automática. Otra de sus ventajas es que el aprendizaje de uso es muy rápido, ya que los usuarios generalmente ya están familiarizados con Facebook, interfaz en la que se inspira.

Quizás te interese leer: 

Snapcomms: El software que revoluciona la manera de comunicarse en las organizaciones

MotivaComunicacion - separador2

  • Slack: es una plataforma colaborativa que funciona a través de canales. Se pueden crear todos los que se necesiten, en función de la estructura organizativa: por proyectos, departamentos, equipos de trabajo, etc. Estos canales pueden ser tanto públicos –accesibles para todos los integrantes de la empresa– como privados; y, de esta manera, estar restringidos solamente a determinadas personas. A diferencia de Teams, Slack no tiene integración inherente más allá del servicio de chat y el almacenamiento de archivos, pero no pone trabas a la hora de adquirir herramientas externas y utilizarlas desde la propia solución. 
  • Google Currents: es un software desarrollado por Google para la comunicación empresarial interna. Funciona como una red social y permite, por ejemplo, compartir ideas con empleados y recopilar opiniones a través de discusiones enfocadas sobre temas puntuales de la organización.

Motiva El rol de las redes sociales en estrategias de comunicación interna

 

 

Beneficios de las redes sociales empresariales

 

La incorporación de estas plataformas trae consigo ciertas ventajas:

  • Todos los empleados tienen voz: los fijos, los remotos y los temporales.

  • Integración de los departamentos de la empresa, lo que promueve una comunicación transparente.

  • Una misma plataforma que permita reunir a todos al mismo tiempo o segmentarlos por subgrupos, según la necesidad.

  • Comunicación en tiempo real y bidireccional.

  • Mayor conocimiento del funcionamiento de la empresa, organigramas, departamentos y roles.

  • Los empleados pueden compartir ideas, reflexiones y resultados de sus proyectos.

  • Es afín a los hábitos de comunicación online de los colaboradores.

  • Permiten un sencillo acceso a gerentes, recursos humanos, directivos.

  • Facilita la comunicación de mensajes de liderazgo, valores y cultura empresarial.

  • Favorece la colaboración.

Para que esto funcione, sin embargo, resulta necesario que la red social empresarial esté integrada dentro de la estrategia de comunicación interna. No es posible pensar en las herramientas como iniciativas en sí, así como presuponer que funcionará exitosamente sin ninguna clase de gestión o esfuerzo sostenido de parte del área a cargo de las comunicaciones. Tampoco convienen obligar a los empleados a usarlas. Reforzar que cada colaborador es libre de participar o no puede que sea lo más idóneo.

 

Motiva El rol de las redes sociales en estrategias de comunicación interna

 

Las redes sociales públicas: ¿cómo capitalizar su uso?

 

Si bien las redes sociales empresariales son la mejor herramienta para la compañía, no debemos dejar de lado las redes sociales privadas para generar identificación con nuestros empleados. ¿Cómo podemos integrarlas a la esfera laboral?

 

 

 


 Chile, Uruguay y Argentina son los países de Latinoamérica con el mayor porcentaje de usuarios de redes sociales sobre el total de la población en 2020.

 

Fuente: Statista

 

 

Facebook e Instagram: permiten mostrar el día a día de las empresas y los empleados no son ajenos. Compartir fotos de los colaboradores, publicar experiencias y jornadas especiales es una excelente forma de hacerlos protagonistas de las actividades de la compañía. Además, el tono informal permite mostrar a la organización y a sus empleados de una manera más lúdica y descontracturada. 

LinkedIn: contar con un perfil de empresa dentro de una red social laboral con más de 500 millones de usuarios no es un detalle menor. Además de transmitir los valores y logros de una compañía, sirve para que podemos implicar a nuestros empleados en los objetivos de la organización. A diferencia de Facebook o Instagram, su tono más profesional y formal ayuda al posicionamiento corporativo y al fomento de la marca empleadora.

 

 


Según un estudio que analizó datos del uso de social media entre las empresas de la lista Fortune 500,  el 93% de las grandes compañías está presente en LinkedIn
.

 

Fuente: Universidad de Massachusetts Dartmouth

 

 

 

La incorporación de las redes sociales al ámbito laboral transformó la cultura y la dinámica de las empresas: los procesos de trabajo cambiaron radicalmente en los últimos 5 años y a partir del 2020 fue más pronunciado aún. 

 

No caben dudas de que la comunicación se volvió más ágil, multicanal y bilateral. Las organizaciones que buscan crecer en entornos complejos y altamente competitivos no pueden dejar de analizar esta tendencia. En ese sentido, las redes sociales –como herramienta de apoyo y transformación de la cultura empresarial– son un paso hacia el futuro de la comunicación interna.

 

 

MotivaComunicacion - separador1

 

 

¿Cuál es la herramienta para comenzar la digitalización en tu equipo?

 

Quiero hablar con un experto

 

 

Volver al blog

¡Suscríbete aquí!

Artículos relacionados

Comunicación interna en pandemia: los desafíos de una nueva dinámica

A partir del inicio de la pandemia, la comunicación interna en las empresas se modificó tanto como...

¿Cómo planificar la comunicación interna en un contexto volátil?

Si bien el proceso de planificación de la comunicación interna en las empresas se suele dar durante...

Estrategias de CI: cómo reforzar el vínculo interpersonal

Los procesos de transformación digital y el contexto sanitario global abren nuevas posibilidades de...